viernes, 5 de abril de 2013

#24


El arte ajeno se interpreta con herramientas teóricas que las instituciones y distintas estructuras nos proporcionan, y con prácticas, experiencias cotidianas. El arte ajeno gusta cuando se puede identificar al menos un tipo de nexo con la realidad particular de cada persona, con su contexto. Dependiendo del grado a adhesión a esta última o a las metas que cada uno se propone a corto o largo plazo, se consolidan y fijan en la memoria no como un "me gusta", sino como "mis gustos".