domingo, 26 de mayo de 2013

#25

Me voy. Estoy muy cansada de Google. No podré librarme de su publicidad en todas las páginas web pero pero puedo dejar de usar todas sus cuentas. Me cansé de esquivar las configuraciones de privacidad durante tres años para que al fin hagan su voluntad. Si de algo valió su hostigamiento fue para ésto, para irme. No obstante, no me iré sin antes avisarles dónde podrán leer mis barbaridades: http://desafortunadamenteinesperado.wordpress.com/


Creo que de paso sería un nuevo ciclo, veremos si cambio...



Au revoir and kick out the jams!

viernes, 5 de abril de 2013

#24


El arte ajeno se interpreta con herramientas teóricas que las instituciones y distintas estructuras nos proporcionan, y con prácticas, experiencias cotidianas. El arte ajeno gusta cuando se puede identificar al menos un tipo de nexo con la realidad particular de cada persona, con su contexto. Dependiendo del grado a adhesión a esta última o a las metas que cada uno se propone a corto o largo plazo, se consolidan y fijan en la memoria no como un "me gusta", sino como "mis gustos".

sábado, 8 de diciembre de 2012

#22

No title

I love you. I don't remember much of that, just a few memories kidnapped inside my mind, making me doubt about the details. I try hard, with an admirable effort, the essence of my roots. When I die, nobody will understand my will. If perfection is my utopia of perfection itself, nobody will understand such subjective words, as you probably won't understand this. History repeating, oh I'm about to cry. So sure, so fucking pure at the moment. When you grow up, do call me, my art form is here ready for you. Here, laid back... becoming.

sábado, 10 de noviembre de 2012

#21


Agroquímicos

Hoy, sábado a la mañana, tenía planeado estudiar. La realidad es que esta semana estudié bastante pero no la cantidad de horas que acostumbro, estuve muy entretenida distrayéndome con la realidad. Todo ocurrió un lunes a la mañana: como de costumbre despierto temprano, trabajo y luego me dispongo a estudiar las horas que me sobran. Los lunes y martes suelen ser días complicados, son los dos más ocupados de mi agenda y trato de focalizarme en la meta a la que me propuse llegar a principio de año sin interrupciones. Surfeando por internet  este lunes me encontré con la edición digital del diario local y entre los títulos más importantes apareció el siguiente: “Comunicado del C.F.P. 406: alerta por fumigación en zonas urbanas”. Me llamó la atención y continué leyendo. La nota trataba sobre la apertura de la temporada de fumigación de los cultivos de soja.

La realidad es que me interesó el tema y decidí hacerme la detective virtual. Googleé la ordenanza municipal 7044 (a la que hacía referencia el artículo) y la leí con cuidado. Voy a transcribir uno de los fragmentos que me pareció más interesante:
“II DEL ASESOR O DIRECTOR TÉCNICO
ARTICULO 7º: Las empresas aplicadoras deben contar con un asesor o director técnico profesional Ing. Agrónomo u otro título habilitante matriculado en el Colegio profesional de jurisdicción provincial y estar inscripto en el Registro de Asesores Técnicos de la Dirección de Agricultura y Sanidad Vegetal, quien en forma inexcusable debe controlar in situ el proceso de las aplicaciones.”

Imaginé que algún organismo o secretaría regulaba a las empresas que comercializan los agroquímicos. Siempre me llamó poderosamente la empresa que comercializa el “Round Up”, Monsanto. Supe por gente dedicada al activismo medioambiental que es un producto tan polémico como popular y buscando información hallé dos documentales de la señora Marie-Monique Rubin, una destacada periodista francesa que conozco por investigaciones previas que realizó. Los títulos están disponibles en youtube y al final de este intento de escrito voy a colocar los enlaces.

El primer documental que miré estaba titulado “El mundo según Monsanto” y básicamente trataba sobre el surgimiento y auge de esta empresa fabricante de químicos de Estados Unidos. Hace un repaso histórico sobre los hechos que marcaron a la misma y su impacto en la sociedad. Remarca el trato con gobiernos de turno y la impronta que marcaron en las políticas alimentarias mundiales. Asimismo no restó importancia ni un minuto a la peligrosidad de los productos que fueron introducidos legalmente a lo largo del mundo y la repercusión en la salud y la economía de las clases menos favorecidas, en especial de la de aquellos pequeños productores artesanales.

El segundo documental (también realizado por Robin) se llamaba “Nuestro Veneno Cotidiano”. En esta oportunidad, Monique retrató la utilización de agroquímicos y las políticas que regulan la salud tanto de consumidores como de peones que tratan con éstos a diario y de manera más directa. También hizó incapié en la manipulación genética de los alimentos por parte de Monsanto, es decir de los alimentos trangénicos.

Realmente me dio mucho miedo la manera en que se maneja el negocio de los alimentos, como algunas personas sólo se interesan por su crecimiento económico. Siempre dije que la mayor falencia del ser humano es ser egocéntrico y ambicioso en demasía pero la crueldad y la indiferencia es algo que no soporto como medio para lograr tener más dinero en el cementerio. Es necesario luchar contra estas empresas.

Es difícil, no niego la realidad de cada uno. Siempre estamos ocupados: trabajo, estudio, relaciones interpersonales. Casi no nos queda tiempo para salir de esos pensamientos en nuestro tiempo libre empero considero que hay que empezar a producir nuestros propios cultivos. Yo tenía una quinta en mi casa pero por falta de tiempo se dejó de cultivar en esas tierras. Por suerte pudimos plantar cítricos y plantas aromáticas y compramos verduras a un productor artesanal de la zona, por lo que no es imposible cambiar algunas rutinas.

Abajo dejo los enlaces de algunas de las páginas que visité, para los tres gatitos locos que me leen:
  • Artículo periodístico local: http://www.diarioelnorte.com.ar/nota17401_comunicado-del-c.f.p.-406-alerta-por-fumigacion-en-zonas-urbanas.html
Documental "El Mundo Según Monsanto" 





Documental "Nuestro Veneno Cotidiano"



Espero os guste.


domingo, 16 de septiembre de 2012

#20


Estigmas

Creo que estoy a punto de realizar una mezcla terrible. Anduve masticando una idea en estos diez minutos. A decir verdad, lo vengo pensando desde anoche, cuando un conocido me planteó su angustia. Hoy por curiosidad leí el texto que escribió en su página web  y que tenía que ver con ese tema al parecer le angustia. Espero no se enoje si lee esto, si lo uso como musa y ejemplo en este instante de lo que voy a escribir.
Gente que se siente estigmatizada, que se esconde y demuestra desinterés cuando se habla de lo vano, de aquello que no vale. Claro, no vale nada seguir un canon estético; es vano hablar de ello, todo es relativo. La belleza es relativa, está en el ojo de quien la ve.
El problema es cuando se siente amenazado por eso en lo que demuestra aparente desinterés. Entonces resulta que sí tenía un valor lo vano. Dejarse llevar por lo que uno, dos o nadie dijo. Es una realidad, a todos nos importa lo que la gente piensa de nosotros, se preocupa de la primera impresión y de los posibles prejuicios.
¿Creerse feo es creerse maginado? Pensaba en Norbert Elías, esa distribución del poder, del modo en que ella se ejerce hacia ellos. Hoy día, y en términos políticos, diría que eso cambió empero sí es aplicable en este caso. Sentirse estigmatizado por lo que desinteresa. La retroalimentación entre éstos dos, guau… nunca lo había pensado así. Horrible pensar que los medios de comunicación fueron los encargados de estigmatizarte, puesto que ya dije la belleza está en el ojo de quien la ve.

Un par de consejos:
  •      Tomar las publicidades con humor. Pensar algo como: las publicidades son como los monarcas medievales: se creen con el poder absoluto (ponele…)
  •   Escuchar a la gente. Conocidos, desconocidos, todo vale. Ahí te das cuenta qué ve la gente, qué piensa y siente. Como se diferencian las tres apreciaciones y lo que realmente les importa.
  •  Ocupar la mente en actividades. Dejar a la mente en cautiverio no es la mejor opción cuando ocurre a menudo.
  •    Ser algo narcisista, hacer lo que más se disfruta. Si aún no se sabe qué se disfruta, nunca es tarde.
  • Liberar endorfinas, permitirse la risa. Está comprobado científicamente que liberar endorfinas reduce el nivel de estrés o pensamientos negativos y alarga una vida sana.
  •    No ser tremendista. Nada es de vida o muerte y si así lo fuera, “si el problema es imposible no hay problema”.

That’s all, hope you're happier.


martes, 24 de julio de 2012

#19


El ágape comenzó, acérquense.

“… la cultura quedó configurada conforme a los patrones imperantes en la vida social, política y económica por la compulsión del Estado. […] Esta cultura es dirigida y administrada por órganos técnicos de la propaganda, tal como los perfeccionaron el fascismo y el nacionalsocialismo.”
Martinez Estrada E.; Análisis Funcional de la Cultura; CENTRO EDITOR DE AMÉRICA LATINA; 1967; p.113

Siempre creí las maquinarias que engranan y ponen en marcha, los motores de los intereses humanos de algunos pocos, estaban regidos por alguien más. Muchos creen es un sinsentido el juego del huevo y la gallina empero cuanto más pienso en su lógica más me convenzo estoy menos errada; la génesis resulta ser poco y nada. La cita parece desconcertar un poco, puesto que esta es una web de rock y deporte. No es que no entendí la consigna, sólo que suelo ser un tanto vueltera (creo mis profesores me han asesorado bien para ello). En estos días se me había propuesto escribir para esta web y lo dudé en su momento, por cuestiones que atañen al tiempo de escritura del que raramente dispongo y; estando consciente de ello, acepté. A decir verdad, no se me ocurría sobre qué podía escribir, puesto mi intención desde este humilde lugar es el de hacerlos reflexionar un poco sobre una temática de la que percibo no se habla, o al menos no como un todo y en el intento no aburrirlos.
Hace tres años percibo esto, aunque sé es una suerte de ley dentro y fuera del ámbito de las manifestaciones artísticas, cualesquiera éstas sean en ese caso. Cuando una persona muere, sus allegados suelen entristecer por la significación del susodicho en sus vidas, las huellas que dejan en ese trayecto que caminamos. Así como renacen los recuerdos y la nostalgia en sus más cercanos; afloran “sentimientos” en gente que tal vez vio una o dos veces al difunto y, en algunos casos, hasta los lloran irracionalmente. Hice una analogía con una realidad un poco más tangible para decir una frase harto conocida por mis pagos: “cholulos nunca faltan”. El “cholulo” es la persona que de manera hipócrita y descarada está en ocasiones donde no es necesaria su presencia. Distinguir cholulos es tan fácil como diferenciar un auto rojo de uno azul, empero, ¿es necesaria su presencia? Pues, cuando el difunto es un músico y los cholulos son futuros clientes desesperados por carroña; diría es menester su presencia.
Resulta lo que asevero parece no ser una novedad. Marx expresa que el capital es la unidad de sentido del capitalismo y  sus escritos aún pueden ser contemporáneo: casualmente aún vivimos inmersos en el sistema capitalista. Un sociológo más contemporáneo, Georg Simmel, afirma que la moda es uno de los resortes psicológicos en el comercio de la cultura de masas. Cito a estos dos pensadores porque no me extraña pensar casi institivamente que estamos en la crisis de la subjetivación. Utilizar la muerte como otra estrategia de venta es tan macabro y lúgubre  como financieramente viable. Cuando alguien muere, los fans se lamentan, sienten que alguien deja de caminar de algún modo con ellos a la par, asimismo, muchos cholulos los conocen y en un intento exasperante (para algunos) por conocer la moda, lo inmediato, consumen el producto que dejaron estando vivos. Estos dos grupos son uno homogéneo para las compañías discográficas, las cuales relanzan ediciones especiales de los grandes éxitos del difunto y, en la medida en que se masifica ese producto y la rapidez con la cual se lo logra, temas inéditos aparecen como “el último deseo del artista”. No pienso sólo en Amy Winehouse, Michael Jackson o Whitney Houston. Hablo de Kurt Cobain, John Lennon, Jeff Buckley; artistas supremos, gente que vivió y murió con una melodía perfecta en su ser imperfecto y que dudo hayan pensado en la remota posibilidad de ver su vida y obra como un remate.
Martinez Estrada menciona (en la cita anteriormente explicitada) al Estado como el director de la orquesta de las población. Cuando se toca el ejemplo de la educación se comprende mejor, puesto que es evidente el proyecto estatal en la instrucción uniforme de las masas. Sin embargo, ni siquiera este claro exponente escapa a la sal y pimienta de los últimos treinta años. Puedo adherir en  en tanto en cuanto hablamos del Estado como un grupo de poder político que en la posmodernidad se encuentra atravesado en su espina dorsal por grupos de poder económico con intereses particulares; y con ello me refiero a los medios de comunicación, a empresas que movilizan los intereses de los pueblos y uniforman los regionalismos, la violencia implícita del capital. Entre tanto  embrollo diviso al inocente difunto como el agasajado de la noche mirando desde la ventana trasera como se divierten a su merced.



Ésto lo escribí hace dos meses aproximadamente, para una página web sobre rock y deporte. Sutilmente, el administrador de la página rebotó mi escrito alegando no estaba a la altura del público leía su página. En pocas palabras, arruinaba la estética con una boludez nadie iba a entender e iba a bajar su popularidad.
Por otra parte, sentí debía compensarlos por la entrada anterior, la cual fue un completo  desastre. Espero este último agrade, o al menos sea comprensible.

jueves, 19 de julio de 2012

#18

Quiero que lean ésto. Realmente no me reconozco en este manuscrito de mayo del 2011. En ese contexto de aislamiento escribí un sinsentido tan grande me llevó una carilla. Generalmente edito tres veces lo que escribo, de modo que no se note lo estúpida estaba en el momento de la producción pero al leer ésto me di cuenta tendría que editarlo entero, es decir, comenzar todo desde cero y a decir verdad; es casi imposible abordarlo de manera similar. Lo que estoy queriendo decir es que voy a transcribirlo tal cual lo escribí, oración por oración, párrafo por párrafo... no olviden no opinar.

Conocer verdades (ya el título es una pavada, ¿no?)

"El hombre nada más desea la verdad en un sentido análogamente limitado: ansía las consecuencias agradables de la verdad, aquellas que mantienen la vida; es indiferente al conocimiento puro y sin consecuencias e incluso hostil frente a las verdades susceptibles de efectos perjudiciales o destructivos."
Friedich Nietzsche; "Sobre verdad  y mentira"


 A partir del estudio de los pensadores griegos, el conocimiento se entrelaza con un concepto antiguo que relaciona la búsqueda permanente de la esencia de los objetos estudiados. A pesar del paso del tiempo, muchas de las investigaciones contemporáneas nos hacen remontar a esos años dada la interrelación hallada en el conocimiento de la verdad desde esa cosmovisión.
 La verdad; según los griegos, era ese conocimiento de tipo puro; esa esencia que nos llevaba a conocer todo lo secundario ya que se encontraba en ella "la base de todo lo demás". Pensar que hay una base y que ésta es inmutable1 me lleva inevitablemente a creer que la verdad valedera es sólo la nuestra. En el ámbito particular, el hablar con otra persona es de por sí un intercambio mutuo de verdades, nuestras verdades. Justificarse con frases como "siempre pensé así", "nadie cambia mi parecer" es atribuirle cierto carácter absoluto a lo que debería ser cambiante, hasta diría que es un acto político defender posturas ajenas desde nuestra mirada.
Ser superfluo no me molesta, al menos sé que cierta persona está constituida por la filosofía de las modas efímeras y que pasan cual viento zonda en verano. Ahora, acostumbrarse y aceptarlas es el error. Apropiarse de lo estático, creer que aceptar imposiciones y autoimposiciones en la propia apropiación (si se entiende lo que quiero expresar); creer que jamás estaremos ni tan lejos de la mentira ni de la verdad hacen a la esencia de la ambición y el egoísmo del ser humano, un combustible del afán de gloria eterno. 
Pensar que no habría que pensar o decir porque todo se ha mentado y dicho desalienta al investigador de la verdad. Tener en cuenta que nunca erraremos si vivimos en este mundo y que sólo nuestras verdaderas perduraran para el avance del conocimiento objetivo, no sólo del público, sino también de uno mismo como teórico sin matrícula, del maestro y aprendiz propio. Utilización de guías y luego senda libre a lo propio, la disertación propia, verdad parcial y jamás errada o totalmente valedera.

Ojo, es un círculo vicioso... está es mi verdad parcial, ¿o no?


1  (no entiendo ni mi caligrafía, creo que quise escribir eso. Ahora eso es un problema, no se qué quise decir siquiera)

sábado, 26 de noviembre de 2011

#15

Resumenón de cuatro meses, casi un Greatest Hits mío. (official copy)


(20/sept/2011)


Buenas, gentuza de primera que lee de reojo esto (lo creo así al menos, no me quiten la esperanza). No sé si les ha pasado, pero tengo miles de cosas para contar y como siempre la inspiración viene en momentos cuando aprieta el zapato (parciales/finales). De antemano pido disculpas por mi colgadez, ya no tengo excusas. Cada vez que hago una entrada le doy una refrescada, no las dejo en bruto (me puede el marote) y tiendo a mejorar la anterior; creo que no sale bien, mi persona ha ido en involución completa. La cpu se tildó, intenté resetear y nada, la misteriosa cajita mágica está rumbo al colapso mental. Siéntese en una cama Conrado, yo me acuesto con usté' y le cuento cómo vino la mano...
1) Cuasi colapso mental: intento salir pero las puertas están entornadas. Mi formación académica ha ido en pendiente negativa ya hace unos meses. No tengo ideas suicidas al respecto, aunque he llegado a cuestionarme el motivo de mi existencia casi diariamente por tal motivo.
2) Tengo serios problemas para insertarme y desarrollarme como individuo sociopolítico. (esto se remonta a la niñez, ha ido empeorando cuando creí tapaba el sol con un dedo). Por tales motivos comencé terapia psicológica, la necesito.
3) Me he enamorado por primera vez en mi puta vida. Creí nunca pasaría y allí está.
4) (Hoy) me definí sexualmente. Tenía mis sospechas pero mi adolescencia debía ser así, de continuar en esa incertidumbre paulatina.
5) Este colapso mental no vino solo, trajo aparejado un cambio en mi futuro: dejar de estudiar la lic. en Relaciones Internacionales por cuestiones que aluden a las expectativas académicas y las propias acerca de la carrera. Siento que retrocedí tres años mentalmente, pensando en qué podré desenvolverme correctamente de acuerdo a mi vocación: indecisa, temerosa y más pelotuda que de costumbre, para ser honestos.
6) Hoy compré e libro "Estilos Radicales" de Susan Sontag. Se me cae la barba sólo de verlo (agradezcan que aún se mantiene esa llama de seguir nutriéndome de pensadores sociales.

Pronto terminaré con esta saga de "Pánico y Locura in Rosario's City".

Kisses, beautiful people!

#14

18/noviembre/2010 - 14:47 (continuación de un relato extenso para arribar a las explicaciones que se merecen algunos).


Estoy estudiando la independencia venezolana. Tengo la radio prendida. Me digo a mí misma: vamos a cambiar Jeff Buckley, no es para esta cátedra... me siento nuevamente, luego de limpiar el baño (quehacer aborrecible si lo hay) y se escucha una canción de Lady Gaga a pesar que los oyentes había pedido a RATM, Gorillaz, Limp Bizkit y Crazy Town. Habiendo pedido semejantes bandas se elige a Lady Gaga.
Ahora yo me pregunto: ¿por qué esta mujer que nos da a entender que no sabe cantar con tanto sintetizador, que a duras penas puede bailar, con intentos descomunales es tan "existosa"?
Bueno, creo que Lady Gaga representa el intento desesperado de las discográficas  por vender un álbum. ¡Qué triste tener que buscar semejante espécimen para lograr su cometido! A ver Carlita, pone objetividad... eh, no puedo, me saca el saber que ni siquiera escribe una letra, es una inútil la pobre.
Me hace acordar un poco a Fort, un tipo que pierde plata al pagar para publicitar su inolvidable rostro y a pesar de su inutilidad para las cámaras.
Lamento si hiero a la gente que simpatiza por ella, aspirante a diva pop y demás títulos inventados.
Moraleja: estudiemos, leamos, formémonos como seres humanos. Digamos simplemente que NO a los boludos de turno, porque no son eternos mas los pensamientos que plasmemos sí. Los mejores son los que perduran y son recordados con aprecio (y hasta un poco de nostalgia). Cerremos bocas que nos tiran moscas a  nosotros, los receptores de los futuros gusanos.

sábado, 29 de octubre de 2011

#13

5:02 am: Enough.

Mientras planeo se me va la vida... ¡uh!, justo abrí el cuadernillo dos de la facultad. Planeo abrir sin mirar. Acabo en Teoría Sociológica y más precisamente en Weber. Leo y tengo escrito "acción - acción social, diferencias". Aclaro algo que parece una obviedad: una acción social involucra realizar con sentido mentado dicha acción sobreun tema particular y hacia otro sujeto.
O sea... si hago algo espontáneamente (como lo que cayera en esa hoja) y no involucra a nadie (estoy sola), sólo es una acción.
Intento adivinar la canción en la radio. Ah, Closer de Travis, claro... 
Perfilo a solterona, ¿cómo interpretar subjetivamente una canción de amor? mierda. Salí con alguien el año pasado. No me soportó como ser humano. A ver... tuve un novio (si lo fue, mmmmmm....) y duró menos de un mes. No los culpo, ellos también me aburrían como un clavo. No correspondido, uno sólo. Me dedicó "All My Love" de The Beatles, me lo tocó en el piano y me hice la dormida para no decirle nada. Me regaló "Rimas" de Bécquer y chocolates varios. Fue el único que me dijo me amaba, mierda...




Eso FUE una acción social, ahí tenes Weber, chupate esa mandarina.
5:27 am. Bueno, intentar dormir, ya me duele la mano... dos horas a levantarse y vivir entre gente y no pensándola.

domingo, 25 de septiembre de 2011

#12

Insomnio (parte dos: inspiración o algo así...)

Son las 4:00 am del mismo día que escribí el otro post (ver  #10). Voy a ser directa, porque generalmente le doy mucha vuelta al punto y temo aburrirlos estando en Chascomus y a mitad de camino. Voy a escribir sobre el “American Way of Life”. Advierto que si hay alguna mente atacada por este virus y quiere evitar el mal trago puede ir a juntarse con los floggers al Alto Rosario.
Bueno, este tema lo aprendí muy por arriba durante los cursillos de verano de la carrera que estudio ahora empero no voy a esperar a ser una licenciada para indignarme mientras lo escribo.
Primeramente y para quien no sepa de qué mierda hablo voy a explicar en una especie de “definición escueta”. El término surge como un estímulo indirecto de la globalización y en el cual, y tal cual se lo traduce, se intentan impregnar las pautas socioculturales estadounidenses en los extramuros de este país. Generalmente nos remontamos a los años ochenta o noventa, decenio olvidable caracterizado por la entrada “oficial” el paquete de políticas económicas neoliberales  pactadas bajo el Consenso de Washington y que responden al nuevo orden mundial; no obstante la influencia estadounidense nos remonta a la última posguerra mundial.
Un ejemplo casero: a mi mamá le gustaba ver películas de Brando… bueno a mí también pero me refiero a que aunque su argentinidad le tiraba, ningún argentino –salvo Pergollini y Sbaraglia- reemplazó algún “Stellaaaaaaaaaaaaa” del susodicho.
Es decir, mientras se disputó la guerra fría sólo a los intelectuales les daba estar con la URSS; para el resto garpaba “Star Wars” y “El Superagente 86” y dejar que, como decía Gramsci, los grandes grupos del poder nos manejaran e hicieran desear lo inalcanzable, haciéndonos inconscientes de la diferencia entre estratos antagónicos. Mejor voy a darle a esa persona el beneficio de la duda, digamos que tenía miedo a que los milicos lo hicieran desaparecer y aterrorizó a las generaciones que le siguieron, como la mía que sufre de “aculturación política” y ya se fue al otro extremo.
Te pegaría, sabelo.
Mejor arribo a una conclusión, me sale hablar de Trainspotting pero no lo haré. Ato los cabos sueltos y me dedico en otra ocasión a ese fenómeno. Abran los ojos y piensen en todo: la prenda con la insignia en inglés, la locura de las quinceañeras, la manía por escribir todo en inglés o hacer analogías a su estructura sintáctica, las publicidades con altos contenidos anglosajones, la obsesión por la industria hollywoodense o por programas estadounidenses (especialmente las series que me indican cuando reirme de algo que ni entiendo). No les digo que abandonen sus prácticas habituales, sólo que sean conscientes de ello.
Para demostrarles mi intento por no ser una hipócrita, Yo miré entre los trece y catorce años todos los capítulos de ”That 70s Show”, a pesar del aborrecimiento a las risitas estúpidas.
Con respecto a las remeras con estampas, no uso… bah, tengo dos en el placard; para salir: una de Jim Morrison y otra de un show de antro, cortesía de Lee… así que no me consta, mas no sobre el cine taquillero. Deben ser contados con los dedos de mi mano izquierda las películas taquilleras de  agrado. No quise ni salir a bailar para mis quinces, sólo iría a Disney con un palo para golpear a Goofy.
That’s all folks! (ahhhhh, cierto que hablábamos del American Way of Life, jijiji)

martes, 5 de julio de 2011

#11

Y ahora, un pequeño entremés...


Así, puesto que los sentidos nos engañan, a las veces, quise suponer que no hay cosa alguna que sea tal y como ellos nos la presentan en la imaginación; y puesto que hay hombres que yerran al razonar, aun acerca de los más simples asuntos de geometría, y cometen paralogismos, juzgué que yo estaba tan expuesto al error como otro cualquiera, y rechacé como falsas todas las razones que anteriormente había tenido por demostrativas; y, en fin, considerando que todos los pensamientos que nos vienen estando despiertos pueden también ocurrírsenos durante el sueño, sin que ninguno entonces sea verdadero, resolví fingir que todas las cosas, que hasta entonces habían entrado en mi espíritu, no eran más verdaderas que las ilusiones de mis sueños.


René Descartes, Discurso del Método.


Comienzo de la paranoia.
Junio: Este libro lo leo en su totalidad hace casi un año y lo entiendo unas semanas antes de rendir Problemática del Conocimiento. Volándome los sesos una y otra vez, releo cada palabra de cada oración. La comprensión lectora real mas no formal comienza ahí, pues se tratan de oraciones largas y complejas. Cavilar de una semana a otra capítulos varios sobre el existencialismo es una bomba de tiempo para la masa encefálica. Cuando uno se encuentra leyéndolo en la cama, y piensa que tal vez no es esa siquiera una cama, es un vehículo de transporte hacia lo inimaginable, lo inimaginable por tratarse esas de realidades. Ver que jamás fue real, que estamos en esa matriz en donde los sueños son las mejores realidades y las pesadillas las que jamás vivirías en eso que decís “mundo”. Las ilusiones que te hacen proyectar sobre lo virtual. Cuando te programas despertar en medio del ciclo REM y ves que desconoces caras que te hablan como si te hubieran parido con sus propios cuerpos, te aconsejan como tus mejores amigos. Lo irreal se torna real, vivís lo que siempre quisiste o la peor de tus pesadillas. Muerte en el propio funeral, lecho de muerte anterior a la eutanasia. Veneno envenenado, sueño eterno… vida eterna.
Noviembre: cinco de la mañana de algún martes. Te das cuenta que ser colibrí no basta, que te sentís halcón, como lo harías en marzo, viendo a ese mosquito hacer su spin mientras moría en Raid. Te asomás al balcón­. Necesitas volar para comprobar que esas alas son un hecho. ¡NO CARLA, DESPERTÁ! Dedicale al Guillito This Love de Pantera. Llora consciente, date cuenta que estás usando el cerebro, baja a tierra… las ilusiones no valen por dos sobre este suelo. Nadie lo vale, nadie importa más que tu diablo. Llegas tarde y a la mitad pero como nada importa, el tiempo es inmutable… esas agujas no se mueven aunque les des un gran empujón. Cualquier factor contribuye al llanto y la risa en desmedida. El juego termina, lo sentís pero ese reloj no corre, mejor después lo hará y terminará. El día de la locura extrema se acerca, imprimís el comprobante para ir al sanatorio el resto del verano (pensalo bola, tienen aire acondicionado, dormirías mucho… no te olvides odias el verano y si salís antes de tiempo todavía valdrá ese plan de acá a cuatro años, consistente en vivir de noche por tres meses al menos). No entra nada, ni lo indispensable ni lo que te diga la radio. Tratas de sacarte de vos misma, empujando conceptos. La verdadero es que la puerta no se puede entornar siquiera está muy lejos de ello. Cerrás todo, el almacen, las cortinas, los sentimientos. ¿Para qué usar lo que no funciona temporariamente?

Ya fue, y que sea a su arbitrio. ¿¡Cuántas veces te quemaste con aceite de girasol!?


(Debí advertir sobre el contenido de la entrada #10. Miren lo que pasó nomás. Ahora están más avisados que mi “Advertencia de Contenido” del Sr. Blogger.)


viernes, 8 de abril de 2011

#10

Insomnio (parte uno)



Son las 3:29 am del 16 de noviembre. No puedo dormir, el estudio amenaza a mi cerebro con insomnio y sólo acepta una entrada en el blog o alguna foto en el fotolog (aunque ahora esté desconectada del mundo, en este cuarto piso). El cuarenta por ciento de la gente dice que ya pasaron de moda todas esas páginas, que son prácticamente obsoletas… es por eso creo que esa gente debe saber que para mí es una forma de descargarme con la realidad mediante divagaciones filosóficas (o algo así) y que mientras sea uno solo el que entre y lea mis escritos ya soy tremendamente feliz.

En este momentos estoy escuchando la radio y mientras le escapo a David Guetta y los Ratones Paranoicos pienso en la visita de los Black Eyed Peas a nuestro país y, por tanto, en la mutación como grupo. Creo que casi todos los conocemos por la canción pacifista con Justin Timberlake, canción que escuchamos hasta el hartazgo, probablemente tanto como Color Esperanza de Diego Torres. Bueno, les voy a pedir me den la mano así cruzamos la avenida y volvemos totalmente atrás. Antes que se uniera la “fergielicious” el trío hacía rap en antros de la costa oeste de EE.UU. He leído algunas de las letras de esos años pero a pesar de no ser brillantes se entendía la idea: estaban en contra de todo: los ricos, sus posesiones, la corrupción del país…
Ahora me pregunto: ¿Y qué carajo pasó en el medio? Hoy en día son una burla total de lo que fueron. Sus antiguos seguidores los odian profundamente, según entrevistas de un documental que ví sobre ellos hace muchos años, se vendieron por dinero y eso es imperdonable.
Ahora, según lo que yo pienso se me ocurren tres posibles respuestas:
A- Tienen que comer.
B- Les interesa ganar dinero a cualquier precio.
C- No creen en nada que valga la pena lo suficiente (tal como sus seguidores) como para componer algo con un poco de sentido o al menos una historia interesante, una historia de vida.
Creo que la respuesta más adecuada es B. Ser comercial me hace intuir que sus canciones no valen ni cinco centavos para mí mas millones de dólares para ellos. A veces pienso: ¿hasta qué punto todos nos exponemos al ridículo por dinero? Y no solamente ellos, sino todos nosotros en la cotideanidad. Me daría vergüenza ser un fan, un colega que los conozca o hasta un amigo de alguno de ellos.
Ahora me suavizo porque estoy escuchando en la trasnoche tres canciones hiladas de Blur, a saber: There’s No Other Way, Country House y Beetlebum.
Pido disculpas desde ya por los agravios, soy media maleducada y boca sucia pero me cansé, se acabó el filtro del superyó, está dañado por las pocas horas de sueño.

jueves, 24 de marzo de 2011

#9

Comiendo lo del fondo.

La cortina blanca, imperceptible y a lo lejos espesa refleja una angustia que éste jamás pudo saciar. La acción me impone límites, restringe mis sentidos, vulnera las defensas. Quizás esperó demasiado por lo que jamás llegaría, ese anhelo… la última página desgarrada, el final inconcluso, la crónica del aterrizaje forzoso e infructuoso. Que no lo sea, por favor, pues está en el camino de tierra, en bambalinas esperando esa fuerza… sólo con lo suyo llegó al medio de la nada. Pereza, negación, indecisión; no se lo puede permitir en este momento.


lunes, 21 de marzo de 2011

#8

¿Y eso se usa todavía?

El sujeto que vive en sociedad se caracteriza por relacionarse con otros individuos a partir de acciones sociales y otros hacia él y principalmente se lo distingue del sujeto que vive en comunidad dado que en el medio que se desenvuelve el primeramente mencionado juegan fuerzas exteriores en conjunto, a saber: poder y dominación. Asimismo; el poder como capacidad de oponer un mandato puede hacerse mediante el consenso o la coerción y, la dominación como probabilidad de obediencia a ese mandato puede tender a ser legítimo o legal.
La razón para una posmodernidad de imposiciones ajenas se halla precisamente en esta relación poder/dominación y define al individuo en cuanto al rol y el status social que el mismo tendrá. Éstos subsistemas sociales comprenden el que un actor social X sea (status) o actúe (rol) como un objeto con respecto a terceros –otros actores sociales-. El rol a menudo no permite ver el status adquirido puesto que la insaciabilidad del hombre es un muchos casos infinita, colocándose a sí mismo metas a futuro que sirven en el presente como un muro de expectativas –que le tapan a los demás y hasta a él mismo- de lo que en realidad es.
¿Se acuerdan de las tribus urbanas? Acá les tengo una que 
tal vez es la más antigua, la tribu urbana de la alta moda.
 La moda es concebida, desde un punto sociológico, como un hecho social que posee exterioridad en sí misma e impone coacción por medio de instituciones. Su resultado conlleva la constitución de la conciencia colectiva, junto con otros hechos sociales. En la contemporaneidad, este término (moda) figura el individualismo narcisista internalizado a la moral del sujeto como fuente de seducción y de status social logrado. Se encuentra una multiplicidad de modas empero la libertad de elección de una de ellas por parte del individuo es restringida pues debe elegirla entre los cánones estéticos establecidos, es decir, legitimados anteriormente y, por tanto, la cuestión personal se encuentra desplazada. La conciencia colectiva acepta las órdenes de las instituciones que avalan las opciones y se encarga a su vez de señalar aquello que no tiene razón de ser en su opinión.

lunes, 28 de febrero de 2011

#7

Facebook y Emile Durkheim. Conclusiones apresuradas, a una semana del huracán.

“… cuando la asamblea se ha disgregado, esas influencias sociales dejan de actuar sobre nosotros y, al encontrarnos solos con nosotros mismos, los sentimientos por los cuales hemos pasado nos hacen el efecto de algo extraño donde ya no nos reconocemos. Nos damos cuenta entonces de que mucho más que experimentarlos, los hubimos de padecer.”

Emile Durkheim, “Las Reglas del Método Sociológico”.

En realidad, antes de pasar este borrador copié cuatro posibles citas  y elegí esta porque me pareció era la más adecuada. Generalizaba la idea que intento expresar a continuación… o eso creo.
Desde que volví de las vacaciones, hacia fines de enero, me involucré en un cien por cien con mi trabajo. Casi no me he juntado con amistades y me hice una rutina de estudio (risitas). Ya, hablando en serio, estoy preparando dos materias a rendir ahora en marzo: Historia Argentina y Latinoamericana I y Teoría Sociológica. Dentro de la segunda cátedra y por ser materia del primer año, estoy obligada por completo a leer a Emile Durkheim. No quisiera me tildaran de positivista porque las etiquetas siempre me han molestado un tanto, sean conservadoras o radicales, empero su teoría en algunos puntos la acepto… son realidades aún estos días donde creemos haber avanzado mucho como sociedad.
Ahora, algún que otro Blogger (si es que esto realmente llegará a alguien) se preguntará porqué lo hice. Si bien el título puede darnos una pista, no se entiende a simple vista un posible nexo; pues resulta que desactivé por segunda vez mi cuenta en Facebook, la red social del momento. Evidentemente parece que nunca me terminará de convencer esta página y tuve mis razones para hacer mis maletas virtuales y largarme.
En primer lugar, me sentía constantemente incómoda con el tema de la privacidad. Desde la apertura de la cuenta, allá por el 2009, me preocupaba saber cuántas personas sabrían cuántos datos personales colocara allí y a lo largo de estos dos años terminé convirtiéndome en una autentica paranoica: había creado listas, rechazado solicitudes de desconocidos y configurado la privacidad hasta en el último detalle, con resultados infructuosos al sentirme aún insegura de pies a cabeza.
En segundo lugar, tampoco confiaba de mis “amigos”. A pesar de ser todos ellos conocidos de uno u otro lugar, me incomodaba constantemente el juicio al prójimo Si hubiese sido por mí y no hubiera sido tan complaciente, habría aceptado a 10 amigos, contando amigos y familiares… gente que en realidad aprecio.
En tercer lugar, terminé desconfiando hasta de la página. Generalmente colocaba información poco relevante pero el sólo pensar que la CIA sabe más de mí ahora que hace diez años me aterra más que las bases estadounidenses en Colombia inspeccionando la frontera con Venezuela.
La paranoia dio un batacazo final. El día 23 de febrero entré a mi cuenta en Twitter, cuenta realmente celosa de su privacidad, y uno de mis seguidores había recomendado un video llamado “Facebook Get Off”. En el momento que terminé de verlo me dí cuenta de la inutilidad de esta red social, la involución de mi persona, esclava y sirvienta a merced de una máquina de recopilar información de manera masiva y descontrolada.
Hoy, casi una semana después, me siento viva de nuevo. En la semana hice conectada Internet muchas cosas que jamás había podido hacer con tranquilidad teniendo esa pestaña infernal abierta.
Ahora bien, volviendo a Emile… ¡esperen! ¿Se dieron cuenta que en el párrafo anterior expliqué todo? Yo lo acabo de hacer y sin pensar en tener que abordar ya a la conclusión, salió como de la galera. Bueno ya que no tuve que pensarla, vamos a hacer otra conclusión… parecida pero distinta.
Se puede ser harto feliz sin estar a la moda y lo puedo comprobar a diario: tengo más ropa de segunda mano o de los años ochenta que nueva y actual; me gusta escuchar música distinta o que el común de la gente no conoce o ignora; tengo un pelo que jamás me permitirá hacerme un peinado actual; nunca fui ni seré popular, más bien me siento acreedora de la ñoñez eterna por el sólo hecho de ser una rata de biblioteca de Ciencias Sociales. Ya no me avergüenzo de quien soy, no se puede ir contra la corriente así que tiré el medio remo que tenía, me acosté en el gomón y me dejo llevar con gusto, con los ojos cerrados, sonriente con toda honestidad por el rápido de la vida posmoderna…

sábado, 25 de diciembre de 2010

#6

Festividades de diciembre.


"ADVERTENCIA: Si está leyéndola, entonces esta advertencia es para usted. Transcurre un segundo de su vida por cada palabra que lea de esta inservible cláusula. ¿No tienes otras cosas en que ocuparse?, ¿O le impresiona tanto la autoridad que respeta y le cree todo al que dice tenerla?, ¿Lee todo lo que supuestamente debe leer?, ¿Piensa todo lo que supuestamente debe pensar?, ¿Compra lo que le dicen que debe querer?, Salga de su departamento. Conozca a alguien del sexo opuesto. Deje a un lado las compras excesivas y la masturbación. Renuncie a su empleo. Búsquele pelea a alguien. Pruebe que está vivo. Si no proclama su humanidad se convertirá en una estadística. Ya esta advertido..."


Un momento de pesimismo global no le viene mal a nadie... ¿y quién mejor que Tyler Durden para recordárnos que éste existe, no?




Bueno, primero la advertencia parafraseada anteriormente, ahora el sermón.
Resulta que ayer fue víspera de navidad, es decir, nochebuena. Ayer me asé viva y aunque pensé me iba a incinerar en Rosario comprando mi regalo de Navidad, nunca lo creí fisicamente posible; sólo exageraba mientras transpiraba.
Ehh, sólo quería destacar la locura de la aventura posmoderna. Creo que del total de personas que me encontré esta semana, sólo el 20% recordaba el nacimiento de Jesús. Conozco gente atea y agnóstica que festeja la navidad... ¿pero dónde se vió eso?, parece que priorizan la sidra, el pan dulce, el turrón en verano, un buen asado y reventar un poco el cielo a la medianoche mucho antes que informarse sobre el própósito de la festividad.
Como yo soy cristiana protestante, mi familia festeja concientemente todo. En navidad, a las 12 y al igual que en fin de año oramos para renovar la venida de nacido. También resaltamos la importancia de la fecha y después viene la pompa, o sea, la sidra, la pirotecnia, el pan dulce... Al otro día voy a la iglesia a las 10:30, por lo que no suelo salir a bailar. Si bien nadie me lo prohíbe no quiero. Me parece un acto vergonzoso el emborracharme por Jesús y sin tener conciencia de eso. Prefiero hacerlo cualquier otro fin de semana, que ahora me sobran.
Bueno, ya tiré mi pesimismo. Anoche no tiré ni chasquibum, me dediqué a tomar con mi hermana sidra y hablar de mis vecinos, algo que admito no era fidedigno de la fecha. Mi propósito es hacerles entender que soy una hipócrita pero que quiere cambiar para asemejarse a Cristo y se acorte la espera.


¡Chau gente!

jueves, 9 de diciembre de 2010

#5

Violencia


En estos días estuve viendo las manifestaciones en contra de la violencia de género y el gran aporte mediático a la situación (cómo se nota que ahora veo televisión, después de meses de divorcio). Generalmente evito ver noticieros porque a mi parecer es como desayunar con limones empero estos días hago el esfuerzo dado que debería dejar de bucear en siglos que no son los míos de vez en cuando y contemplar el circo mediático, en donde lo más bizarro es lo que mejor audiencia deja (si no me creen vean el video de la muerte del malevo Ferreyra por Crónica TV).
Bueno, me fui por las ramas con el preámbulo. Quería llegar al tema que me compete por voluntad propia en esta ocasión. Hasta hace una hora (ahora son 18:38 del 9/12) estuve leyendo sobre las revueltas y rebeliones en Perú durante el siglo XVIII mientras veía a mis vecinos jugando a los francotiradores calle por medio. Todo me llevaba a la palabra “violencia” por lo cual, cuando terminé de leer me puse en campaña con el tema.
En primer lugar creí necesario buscar en el diccionario de la RAE la definición del adjetivo “violento” para refrescar la idea y ver su aplicación en la actualidad. Su primera definición es:
*Violento: Que está fuera de su natural estado, situación o modo.
Yo entiendo que según este prestigioso diccionario; el estado natural implicar estar en paz o serenidad, casi como llegar al nirvana. En contraste, busqué esa misma palabra en el diccionario “Larousse” que mi hermana usaba en 1995, mientras cursaba la secundaria y su primera definición era:
*Violento: de mucha fuerza o intensidad.
A pesar de estar ausente para esta palabra mi super diccionario que uso cuando leo para la facultad y al cual no se le resise ninguna palabra, me inclino por el diccionario sin tapa, el más rayado y menos actualizado ya que creo que los filólogos de la RAE piensan que no ser violento es equivalente a ser un cuasi-ente y, pese a ser el diccionario más actualizado, esa definición parece que se la hubieran pedido prestada a Comte.
Tengo varias maneras de justificarme. Primeramente y desde un punto de vista filosófico, grandes pensadores como Arístóteles o Descartes nos distinguían de, por ejemplo, un perro; dado el uso del raciocinio distintivo del ser humano. A pesar de ello, seguimos siendo animales. Asimismo, Weber decía que dentro de las acciones, las de relevancia para él eran las de tipo social, dado el sentido mentado de ellas y el sentido impulsivo de las demás acciones, como una respuesta a un estímulo determinado. En otro plano, el musical, un grupo que nos explica cómo se siente ser animales es Soda Stereo en canciones como “Entre Caníbales” o “Juego de Seducción”. Busco un artista que cante en castellano porque muchos conocidos me critican mi olvido por la composición hispanoamericana, empero mi gusto anglosajón me tienta a recomendarles escuchar nü metal. Todos parecen rudos pero datan a la perfección la “anomalía” del género humano (hablando como si trabajara para la RAE). Tan anómalo es que escribimos sobre violencia, hasta yo (vergüenza me debería dar, ¿no?)
Generalmente Wikipedia sirve -en mi caso- para aclarar cuestiones secundarias o terciarias en mi vida (como la vida de alguna persona destacada) o para entender cuestiones básicas que no comprende mi cerebro y de las que se ve improvista para emitir juicio (como leer sobre la teoría de la gravitación universal). Esta vez decidí encubrirme con la primera opción, investigando las causas de la violencia –en general- y luego de haberme colgado leyendo la vida de Susan Sontag, me interesé en una causa en particular, a saber:
“El no ser capaces de aprender a controlar los impulsos que generan violencia”.
¡Eureka!, cual Arquímedes (pero sin salir de ninguna bañera). Hay que aprender a encausar la violencia de hacia un bien –dentro de lo posible-. Actualmente estoy corriendo veinte minutos, empecé hace una semana, pero liberé a la mufa del estudio que me tiene cansada a esta altura del año, en la cual uno está electrizado. Si estoy sola, coloco en mi mp3 Limp Bizkit o Korn (nü metal para ayudar a la causa) para no parar ni pensar en el cansancio del trote. Corro de noche, el verano me impide hacerlo antes. La hago completa, escucho animaladas de noche mientras me saco la mufa.
Y ya resumiendo: hacer un deporte, reírse mucho, ir a un recital a poguear, bailar, cantar, llorar, bañarse o incluso echarse una buena puteada en solitario ayuda y mucho…
Escribí mucho. Ahora me doy cuenta cuál era la respuesta adecuada o trivial, la que todos querían leer. Mejor tarde que nunca: tengan sexo o miren “Locos de Ira”.

Me pasé de complicada.

martes, 7 de diciembre de 2010

#4

Foto que tomé el día 21/10, luego de que con mi hermana, casi nos llevaran presas. Ella tenía que hacer una intervención y se le ocurrió meterse con la Iglesia Católica, colocando este cartel en la puerta de la catedral de San Nicolás, ciudad que "dió a luz" a la virgen María, virgen que convoca a miles de personas todos los 25 de septiembre en la ciudad.
Los ubico un poco más, a la esquina hay una comisaria, por lo que casi nos agarra la cana por vandalismo a las 9:30 am, además de las monjas y sin contar que una profesora que anteriormente habíamos tenido en filosofía pasaba y nos miraba raro hasta que corté el mal momento con un saludo.
Me cagué toda en ese momento, pero la mejor parte fue correr a lo Mark Renton con la cámara en la mano. Me duelen las piernas por tres cuadras, qué vieja estoy!

#3

Sierras Cordobesas - Ruta 9
Viaje a Córdoba

En algunos momentos del año me pongo muy filosófica y cada vez con más razones. Tengo una lluvia de pensamientos que se me cruzan en la cabeza, desde mi pequeño viaje a Córdoba (de donde proviene la foto) hasta la muerte del mismísimo Kirchner y cómo digo siempre, parafraseando a Chernishevski, ¿Qué hacer?

Bueno, mejor empezar con lo primero que se me cruce por la cabeza y que me lleve el viento del pensamiento...

Bueno, estuve en el valle de Punilla, en un short break con la JNA. La pasé re bien y lo tomé como las vacaciones que por primera vez en mi vida no tuve como fueron las de este verano. Esta semana entré en lo que yo llamo "la crisis de fin de año" la cual se caracteriza por ser un estado de cuasi locura en el que sólo pienso que el límite es el abismo y estoy muy cerca, pateando una piedra y viendo cómo se pierde en la bajada brusca y gran velocidad.
En realidad me olvidé de todo: la facultad, mis problemas físicos, el tema amoroso y sólo disfruté. Me junté con gente de Córdoba y San Luis y aprendí mucho de su estilo de vida.
Bahhhh, creo que dejé de pensar en todo en esos dos días. Cuando me desperté de la primera dormida y ví que estábamos por Villa María me fui a la parte de arriba del micro porque hacía frío abajo y estudié.
Bajamos a comer en Carlos Paz y seguimos viaje una hora más. En ese momento y ya abajo por miedo a vomitar me abrigo y pongo en el MP3 The Who. Comienza a sonar Baba O'Rilley y pienso: jamás estuvo más ubicada esta canción. Queda bautizada como la canción de las sierras corsobesas que tanto amo. Ahí recupero la cordura y me acuerdo del difunto Néstor (y según las malas lenguas es un Prócer), quien en conjunto con su bloque del Frente Para la Victoria presentó el mismo día en que festejábamos la ley del matrimonio igualitario, un proyecto de ley que permitía a manos sucias explotar a cielo abierto estas hermosas sierras para la búsqueda de minas y que de hecho fue aprobada.
Como leí en uno de los artículos de izquierda que estaba analizando para la facultad,

Pingüino mal parido!

No me quiero extender en la puteada por querer ser diplomática. Nomás mirén al PRÓCER que se echaron los peronistas!

Este hombre sólo me recuerda a la explotación de minas en Potosí para el año 1537. Nos vacían unos hediondos extranjeros y nuestros próceres sólo venden con los ojos cerrados por la mugre y, como diría Marx, por los intereses monetarios que mientras no desaparezcan no podrán solucionarse como problemas graves...

Qué lástima! Si hay un lugar donde quería echaran mis cenizas era en las sierras cordobesas. Ahora mis familiares giraran por Córdoba buscando una sierra al menos.

Ahora me ahonda la tristeza, voy a llorar por mi Argentina.